sábado, 18 de julio de 2009

Negra María

LA NEGRA MARÍA
Ricardo Rodíguez - Argentina





La casa de las mujeres, vuelve a abrir una ventana, para dejar que se asome la Negra María, en los brazos de su mamá. Historia triste y verídica, de un proyecto de vida que no fue. Homero Manzi la cuenta con bella poesía en esta milonga-candombe, musicalizada por Lucio Demare.

Para mí, la más hermosa versión, la de la "tana" Susana Rinaldi.







En la página Club de Tango , Ángel Yonadi, dice en una visión sobre la negritud, "Esta milonga fue escrita por Manzi en 1941, y nace de un hecho real, la muerte de una hija de un amigo del poeta.


Acho Manzi recuerda que los Pasarelli eran dos hermanos descendientes de italianos, amigos de Manzi de la barra de Boedo; Domingo, "el negro", era boxeador de un club de barrio. Los dos hermanos eran del séquito que lo acompañaban en sus incursiones políticas; "el negro" Pasarelli formó pareja con una mulata, cuando les nació una niña todos lo festejaron, pero la alegría duró muy poco, a los tres días de nacida la pequeña murió. No había consuelo, pero había nacido en carnaval y la letra no miente. Luego el poeta, puso su inspiración, describiendo lo que pasaba."

De allí surgió esta bella milonga.
La población negra en la ciudad de Buenos Aires fue de alrededor del treinta por ciento. Uno de los barrios donde se agrupaban las diferentes etnias africanas era el de Monserrat.

NEGRA MARÍA

Milonga candombe


Bruna, bruna

nació María

y está en la cuna.

Nació de día,

tendrá fortuna.

Bordará la madre

su vestido largo.

Y entrará a la fiesta

con un traje blanco

y será la reina

cuando María

cumpla quince años.

Te llamaremos, Negra María...

Negra María, que abriste

los ojos en Carnaval.

Ojos grandes tendrá María,

dientes de nácar,

color moreno.

¡Ay qué rojos serán tus labios,

ay qué cadencia tendrá tu cuerpo!

Vamos al baile, vamos María,

negra la madre, negra la niña.

¡Negra!... Cantarán para vos

las guitarras y los violines

y los rezongos del bandoneón.

Te llamaremos, Negra María...

Negra María, que abriste

los ojos en Carnaval.

Bruna, bruna

murió María

y está en la cuna.

Se fue de día

sin ver la luna.

Cubrirán tu sueño

con un paño blanco.

Y te irás del mundo

con un traje largo

y jamás ya nunca,

Negra María, tendrás quince años.

Te lloraremos, Negra María...

Negra María, cerraste

los ojos en Carnaval.

¡Ay qué triste fue tu destino,

ángel de mota, clavel moreno!

¡Ay qué oscuro será tu lecho!

¡Ay qué silencio tendrá tu sueño!

Vas para el cielo, Negra María...

Llora la madre, duerme la niña.

Negra... Sangrarán para vos

las guitarras y los violines

y las angustias del bandoneón.

Te lloraremos, Negra María...

Negra María, cerraste

los ojos en Carnaval.

18 comentarios:

maracuyá dijo...

Richard,
no es necesario que te cuente mi admiración por Manzi, por la Rinaldi y por esta milonga, que aunque triste, invita a la pista....elegiste la mejor versión para mi gusto. Felicitaciones!!!

Pero donde quiero detenerme es en tu dibujo. Me parece PRECIOSO!!! La expresión de la mamá, soñando ese futuro de su niñita, me conmueve. Lo has logrado inmejorable. No me asombra, pero no dejo de admirar (con un poquitín de envidia), lo que hace tu mano en el papel.

Un beso milonguero.

maracuyá dijo...

Richard, volví. Me trajo la tana...exquisita!!! Ya la voy escuchando por quinta vez.
Me trae el recuerdo de un espéctaculo de candombe que hicimos cuando andábamos por los escenarios y en el que vos también participaste.
Andrés era muy chiquito, y no podía esconderle su flequillo rubio, que se escapaba del pañuelo cayendo sobre el oscuro maquillaje...jaja. Cuando alguien habla de aquel candombe, no deja de mencionar eso. Ay, ese maquillaje, cuánto trabajo sacarlo y hasta ponerlo!!! cubriendo toda la piel que quedaba a la vista.
Cada vez que decían candombe, yo temblaba, pero después lo disfrutaba.

Gracias por esta entrada.

Marcelo dijo...

Hola! Vengo por recomendación de Maracuyá, y le agradezco el dato! Porque me gustan mucho los tangos y me encuentro aquí con un alma sensible a ellos. Los dibujos son exquisitos. También me gusta Manzi, claro. Pero me gusta mucho también Lucio Demare. Mi padre trabajó con él en San Telmo, donde el Gran Lucio tenía un local donde se escuchaba tango. No sé si escuchaste un disco que tiene unas hermosas versiones en piano, nada más.
No es músico mi padre. Pero sí tanguero de ley.
Un abrazo.
Volveré por aquí!

Luis Antonio dijo...

Enternecedor retrato de la madre con su hija y bellísima milonga.
Un abrazo, Ricardo

Richard dijo...

Maracuyá ¡Qué palabras tan tiernas y cálidas! Y el recuerdo de ese candombe , me despierta añoranzas de un tiempo ya ido.
¡ Qué regalo de la vida haberlo disfrutado juntos !

Gracias por tu visita y el recuerdo

Richard dijo...

Marcelo tanguero como yo,GRACIAS por tu comentario al visitar mi blog,EL TANGO es una de mis pasiones,junto a mi compañera,mis hijos y el arte .
¡Qué orgullo y bendición tener a tu padre así, tanguero y de ley!
Mi querido viejo era así
Con respecto a las versiones instrumentales de Demare no las escuché pero voy a buscarlas y seguramente me van a gustar
Un abrazo y volvé ,pero no con la frente marchita

Richard dijo...

Luis Antonio Gracias por tus palabras y me alegra mucho que te hayan gustado el retrato y la milonga

Un fuerte abrazo

Nerina Thomas dijo...

Ahí está tu mano...ja!! no era para menos.Sos "mi amigo" y tus manos destacan a una madre con su niña, muestran las mismas tu arte.
Besos

América dijo...

Hola,gusto en saludarte,felicitaciones por el blog,no pienso perderme una entrada,es precioso,gracias a Maracuyá me anoto a esta joya!!!!

En cuanro pueda regreso...
Saludos.

Richard dijo...

Nerina
Gracias por tu calidez de AMIGA

Un abrazote

Richard dijo...

América
Gracias por tu visita,como verás me gusta mucho EL TANGO,y también EL FLAMENCO,tal es así desde el año me propuse aprender a bailarlo y sentirlo como tal,y ahora estoy en un grupo de baile,se llama ESENCIA FLAMENCA y el 1º de Agosto hacemos nuestra primera presentación OLE!

Saludos cordiales

Marcelo dijo...

Aquí volví. Para decirte que el Zurdo de Boca tiene un compinche. Sabés como se llama? Richard!! Cualquier parecido con la realidad, es pura coincidencia.
Un abrazo!

América dijo...

Vuelvo para decirte que las entradas me han encantado,las imagenes preciosas,resumen la esencia de las mismas,las letras y la musica invitan a explorar ese mundo maravilloso,tus seguidores pendientes de tu proxima entrega.

Richard dijo...

Gracias por volver!

La palabra compinche me parece maravillosa,porque solamente se la decimos al amigo más amigo.

Un fuerte abrazo de este zurdo canalla.

Richard dijo...

Gracias,tus palabras me ayudan y alientan a preparar mi próxima entrega.

Un cariñoso saludo.

mia dijo...

Hacía una eternidad que buscaba este candombe-milonga!!!

Fascinante relato realizado en la magia de la voz de Susana Rinaldi.

Magistral tu interpretación, así les imaginaba desde niña,cuando mi madre fue a parir una noche de carnaval y tuve miedo que fuese niña....

Que lo ha sido y ahora es abuela...

besos

Richard dijo...

Mía
Gracias por tu visita,y aún más por las palabras,me emocionaron mucho.
La vida en su gran tejido va uniendo una melodía,un dibujo y una historia...es profunda y maravillosa.
Un fuerte abrazo

mia dijo...

Richard,no se puede lograr nuevamente la estupenda interpretación de Susana Rinaldi en Negra Maria?

besos